viernes, 11 de agosto de 2017

La vida se disfruta mejor al aire libre

Cada vez es más común ver a la gente paseando con sus perros un domingo por la tarde en los parques, una tendencia que va al alza al igual que la “vuelta a lo natural”, o hacer parecer que todo es ecológico. La verdad es que es lógico que las personas estén volviendo a reencontrarse con lo verde, ya que es nuestra naturaleza, de allí venimos y allí iremos, el ser humano fue creado en medio de abundante flora y fauna, es casi como querer volver al vientre materno.



Los terrenos en los campos cada vez están siendo más cotizados por personas de la ciudad que buscan un pequeño lugar en donde ir a respirar cuando tiene días libres en el trabajo, no es desconocido para nadie que el estress es la enfermedad del siglo XXI, además de la depresión y otras tantas que afectan al sistema nervioso y hacen sentir como si ya no se quisiera nada más que dormir o hasta incluso desaparecer, y el tratamiento quizás no es el que dan los doctores, con fuertes medicamentos y tardes eternas de escuchar a otras personas que les pasa lo mismo. Existe una frase que dice “no hay mejor psicólogo que un cachorro lamiendo tu cara”, y tiene razón, ya que apela a ese amor natural que nace de muchos animales, no necesariamente solo de los perros. Todas estas personas que están volviendo a los lugares rurales, lo hace muy simple, cotiza el terreno, escoge los lugares que queden más cerca de su ciudad para poder ir seguido y que no gaste grandes sumas de dinero, contactan a los dueños y el terreno es de ellos.

El segundo paso es instalarse allí, una buena idea es hacerlo con casas prefabricadas, ya que es una manera fácil y rápida antes que se los coma la ansiedad, y luego vendrá la instalación de los muebles y no quedará más que disfrutar de fines de semanas en medio de lo natural que tanta falta hace a veces, es más, muchas personas encuentran trabajos estables cerca de los lugares que han escogido de descanso y se mudan allí a vivir, dejando atrás el estress y el ruido de la ciudad, sólo con el fin de tener una vida más plena, sentirse mejor con ellos y encajar mejor en el entorno. Resumiendo, un terreno de campo y una casa industrializada puede formar poco a poco una vida más feliz.

0 comentarios:

Publicar un comentario